Arqueólogos hallan en la Cueva del Portillo de Bedmar los restos humanos más antiguos de la provincia de Jaén.

Los restos óseos encontrados datan del Paleolítico Superior final, de en torno a 11.600 años, según se ha explicado el prehistoriador de la Universidad de Oxford y director de las excavaciones, Marco Antonio Bernal.

Tenían probablemente 3 y 15 años y viajaban en grupo, se alimentaban de lo que encontraban por el camino. Aunque de eso hace más de 11.000 años, son los jiennenses más antiguos. 

Las excavaciones, realizadas en el paraje de la Serrezuela de Bedmar, no son las primeras, ya que en 2015 se encontraron en la Cueva de la Rota cerca de 600 piezas del Paleolítico Medio.

La Cueva del Portillo, único yacimiento de la provincia con consecuencia estratigráfica del Paleolítico Superior final, donde hasta ahora se habían encontrado estructuras de hogar con varios focos de fuego y un collar de conchas marinas de unos 11.000 años de antigüedad, fabricados por el homo sapiens.

Un legado arqueológico que, como ocurre con los yacimientos íberos, “puede ayudar a la economía provincial, comarcal y local”.