Siempre se ha comentado que al Olivo le pasa igual que con “el marrano”, de él se aprovecha todo.

Y es que las hojas de olivo se han empleado con fines medicinales desde la antigüedad.

En muchas casas se han usado en forma de infusión como remedio casero para bajar la tensión.

Numerosos estudios demuestran los beneficios de ingerir estas infusiones pero en la dosis adecuada.

Esto llevó a unos emprendedores jiennenses a lanzar al mercado Agua de Olivo, una bebida hecha a base de extracto de hojas de olivo, completamente natural.

El resultado es un producto con un alto poder antioxidante.