Hallan en Jaén unos restos fósiles de “ballena Cephalotropis”, únicos en el mundo.

Lo que muchos no saben es que hace 10 millones de años, la depresión del Guadalquivir era la principal conexión del mar Mediterráneo con el océano Atlántico, ya que en aquel tiempo el estrecho de Gibraltar estaba cerrado.

El profesor del Departamento de Geología de la Universidad de Jaén (UJAMatías Reolid en un reciente estudio, nos muestra restos de vertebrados correspondientes a mamíferos marinos, principalmente ballenas y leones marinos (aunque no son los únicos).

Se trata del primer estudio de fósiles marinos en el sector oriental de la cuenca del río Guadalquivir, ya que hasta la fecha los hallazgos de fósiles de mamíferos marinos en Andalucía era escasa.

Los investigadores localizaron varias costillas y extremidades de ballena, parte del cráneo de una ballena de pequeño tamaño, diversas costillas de sirénidos, parte de la caja torácica de un león marino e incluso dientes de tiburón.  

Los restos están dispersos e incompletos por la actividad de predadores o carroñeros.

“Este tipo de fósiles son escasos habitualmente, sus hallazgos son esporádicos y nunca aparecen en una concentración”, explica Reolid.

El más destacado de todos ellos quizá sea un conjunto de ocho o nueve vértebras con sus correspondientes costillas.

El trabajo, publicado por la revista internacional de Ciencias de la Tierra Journal of Iberian Geology (Springer), tiene su origen en una investigación de 2013 junto al doctor Fernando García, en ese momento también miembro del Departamento de Geología de la UJA y actualmente en la Universidad de Granada (UGR).