Científicos jienenses y granadinos demuestran que correr descalzo, disminuye las posibilidades de que el atleta sufra lesiones.

Ésto es siempre y cuando se haga de la manera adecuada (el denominado “barefoot running”)  ya que produce cambios significativos en el tipo de apoyo del pie, independientemente de la velocidad del corredor.

La Universidad de Granada asegura que correr descalzo parece que permite incentivar la adquisición de un patrón biomecánico técnico de carrera más eficiente como sería iniciar el contacto del pie con el suelo en la zona metatarsiana (apoyo adelantado).

Emplear habitualmente el calzado protector moderno parece incentivar la técnica opuesta: el iniciar el contacto con el suelo con la parte posterior del pie, genera importantes picos de impacto que inciden negativamente en la salud y el rendimiento deportivo del corredor.

Por lo tanto, existe un gran interés por esta tendencia a correr descalzo, apoyado por un número creciente de corredores, así como por muchos investigadores que están profundizando en las ventajas e inconvenientes de esta forma de locomoción.

Actualmente, se trata de una práctica no mayoritaria, pero sí en aumento.

El calzado empleado por el ser humano a lo largo de los últimos milenios se puede catalogar como claramente minimalista, cuyo elemento fundamental era la implementación de suelas protectoras.

Durante las últimas tres décadas han surgido avances que han cambiado de forma radical el diseño de elementos funcionales en el calzado deportivo: mediasuelas acolchadas, tecnologías de control de movimiento, tecnologías para optimizar la capacidad de amortiguación, etc.

Las ventajas de estos recientes avances tecnológicos en el calzado deportivo son discutidas en los foros científicos.

Los beneficios de la carrera descalza son alcanzables siempre y cuando se consigan adquirir unos hábitos técnicos, ya que, en caso contrario, la carrera descalza podría implicar la aparición de otros factores de riesgo.

Por ello se debe ser prudente a la hora de iniciarse en dicha práctica.

Texto extraído de Diario Jaén