El viaje a la Luna eclipsó al mundo, pero Jaén tenía más cosas en que pensar.

Los siguientes días, el mundo entero siguió con expectación la aventura de Armstrong, Aldrin y Collins en el espacio.

Cuatro días después, concretamente el 20 de julio, domingo, la provincia jienense, al igual que el resto de España, se levantó temprano para ver cómo el hombre ponía el primer pie en la Luna.

Aunque no eran muchos los que disponían de un aparato de televisión en aquellos años, la gesta hizo que familiares y vecinos se reuniesen en torno al receptor más cercano y que se elevase espectaculármente el alquiler de aparatos.

Los jienenses tenían la sensación de estar viviendo, al igual que el resto del mundo, un momento para la posteridad.

Por ello, en todos los corrillos no se hablaba de otra cosa.

Aunque pocos días después hubo un tema que consiguió eclipsar a los cuatro hombres que visitaron la Luna.

Las Cortes aprobaron la propuesta de Franco de que Juan Carlos fuera su sucesor.

Otra vez más, la televisión fue el centro. El que tenía la suerte de tenerlo desde su propio hogar y el que no, en casa de los familiares y amigos.