Se trata de un calzador flexible que ajusta los calcetines a cada pie sin esfuerzo.

Una vez más un equipo de investigación de la Universidad de Jaén, en concreto el grupo Investigación y desarrollo e ingeniería gráfica, diseño industrial, ha patentado un dispositivo que permite a personas mayores o con movilidad reducida colocarse calcetines y medias sin esfuerzo.

calcetines-1-225x300 Crean en Jaén un dispositivo que permite a personas mayores colocarse los calcetines sin inclinarseLos expertos partieron de una necesidad real para idear este aparato.

Este aparato está compuesto por una estructura rectangular a la que primero se ajusta la prenda y donde, posteriormente, se introduce el pie. Para ello, el usuario dispone de un mango extensible que le ayuda a reproducir los movimientos naturales para vestirse.

El diseño flexible y adaptable de este invento evita que se produzcan daños en las articulaciones y molestias al inclinar o arquear ligeramente la espalda.

Para muchas personas este gesto puede provocarles mareos y pérdida de estabilidad a causa de su movilidad reducida, pudiendo ocasionar situaciones de peligro como desequilibrios y desmayos.

La principal innovación de este dispositivo consiste en su capacidad de adaptación a la forma del pie, independientemente de las limitaciones físicas que tenga, como juanetes, pie ancho o piernas hinchadas.

calcetines-2-225x300 Crean en Jaén un dispositivo que permite a personas mayores colocarse los calcetines sin inclinarseOtra de las novedades de este invento radica en que todos los procesos de utilización están pensados para hacerlos con una única mano y garantizar así su uso a cualquier tipo de persona, independiente de sus condiciones físicas. 

Otra característica que reúne este aparato,consiste en permitir la retirada del calcetín una vez colocado sobre el pie.

Asimismo, este sistema no deteriora los calcetines, algo que si ocurre con otros sistemas de gomas o cuerdas que desgastan el orificio de estas prendas.

Por otro lado, este invento puede plegarse completamente reduciendo el volumen para su almacenamiento o uso en viajes y desplazamientos.

Esta particularidad, conjuntamente con su bajo peso, facilita su transporte en un bolso o una maleta para su uso cotidiano en distintos lugares. “Para que sea manejable y sobre todo útil, tanto el cuerpo como el mango se pliegan completamente hasta quedar en unos 30 centímetros y apenas pesa.

Lo hemos diseñado así pensando en aquellas personas que se desplazan de un sitio a otro por placer o por necesidad”.

Durante el desarrollo del prototipo, los expertos han barajado la posibilidad de fabricar este dispositivo con materiales reciclables y disponer así de un aparato sostenible que una vez en defectuoso o en desuso, no tenga un impacto medioambiental.