Si hay algo típico en la gastronomía de nuestra tierra es la Pipirrana de Jaén.

Sorprendentemente refrescante, auténtica y muy veraniega. 

La receta es muy sencilla además de económica, de hecho viene de la cocina popular de esta tierra que tanto sufre de los calores en la estación de verano en la que nos encontramos

Antes de comenzar queremos hacer hincapié en la importancia de usar, para esta y otras recetas, productos de temporada y de calidad, o el resultado no será lo mismo.

Desde los tomates, el aove que se utilice, hasta el pimiento o los huevos.

Dentro de la gastronomía jiennense o de Jaén, el plato más consumido en cuando viene el calor, es la Pipirrana.

Y aunque en muchas regiones de España hay una ensalada con este nombre, la de Jaén es muy particular porque no lleva patata, ni pepino, ni vinagre… pero lleva un ajo y pimiento verde machacado que le da todo el sabor del mundo.

Se hace con tomates muy maduros, de los de verano, de los que sueltan mucho jugo para poder mojetear a gusto…

Y sobre todo, con un buen aceite de oliva virgen extra, a ser posible de variedad picual, para que el ajo y el pimiento no le resten sabor.

Prepara pan porque ¡lo vas a necesitar!