Se trata de una leyenda del siglo XVII, en el actual mercado de abastos, en donde tenían un convento las Madres Dominicas, llamado Convento de la Coronada.

Se dice que a las puestas de éste se encontró un capazo con un niño de pocos meses.

Durante días pensaron qué podían hacer con la criatura. Pasaban los meses y no tomaban ninguna decisión.

No obstante, las monjas cada día se encariñaban más con él. Por eso, un día decidieron que se quedaría en el convento, pero había un problema: no podían admitir a varones; así que lo vistieron de doncella.

Fue bautizada como Catalina, y allí la criaron las monjas con sumo mimo, empleándola en sus propios menesteres, haciéndola monja al fin.

Pero ella, conforme crece, va notando cosas en su cuerpo que no observa en la de sus compañeras de profesión, pues a ellas la regla les acude puntualmente todos los meses, manchando su entrepierna; lo que no le ocurre a ella, por lo que se flagela duramente y la sangre vertida le sirve para manchar su ropa interior, simulando tener la menstruación.

monja-300x171 ¿Conoces la historia de "la Monja Varón" de Úbeda?Sin embargo, con la muerte de las monjas que lo acogieron, las nuevas hermanas desconocían el secreto.

Hasta que llegan sus 17 o 18 años y como estaba en el mes de junio, al tener mucho calor, tras el trabajo realizado y estar todas sus compañeras durmiendo la siesta, fue a bañarse a la alberca, mientras en su desnudez florecen unos atributos masculinos desconocidos hasta la fecha.

Y mira por donde la descubre una de ellas, asustándose ante la presencia de sus órganos sexuales de hombre que no de mujer y lo delata a la superiora.

Él insiste que es una mujer, al igual que las demás.

Ya no la llaman Catalina sino Gaspar, pero a pesar de sus ruegos y llantos y excelente comportamiento lo expulsan y lo llevan a Sabiote, por lo que ha de dejar el convento ante el escándalo producido.

Su historia posterior tiene dos versiones.

La que que se mete a soldado y marcha con los tercios españoles luchando por Europa hasta que entrega la vida en Italia.

Y la que se dice que murió al poco tiempo solo en un caserón en ruinas, quizás por pena o por hambre.