Los rumores sobre la ‘niña muerta’ que se aparece cada noche en el cementerio de Martos, han sido causa de múltiple expectación.

Son numerosas las personas que van al camposanto cuando se cierran las puertas, para ver qué quiere el supuesto fantasma.

Los trabajadores dicen que es un bulo que corre como la pólvora.

 

cm151002 ¿Has oído hablar de "La niña muerta" de Martos?
Imágen de Francisco Miguel Merino Laguna. Antiguo cementerio de Martos

Lo cuentan en la calle, en las tiendas y también se oyen rumores por las empresas del polígono industrial. Se escucha en los bares, en cualquier cafetería e, incluso, la noticia llegó hasta los pueblos más cercanos. 

En todos los rincones de Mártos se extendió el comentario de que, por la noches, cuando se cierran las puertas del Cementerio Municipal, una niña que va vestida de blanco se hace ver por el entorno y, al parecer, no es de este mundo, sino que viene “del más allá”.

El misterio comenzó cuando un matrimonio que iba al tanatorio la encontró y la llamaron pensando que era “de esta vida”, que entró al cementerio sin dar más explicación y que no debía estar allí sola a esas horas.

Aunque la pequeña se giró y continuó andando hasta adentrarse en el cementerio, desapareciendo por completo.

Algunos vecinos apuntan “de todo”. Se habla que ese “fantasma” tararea la popular canción de “El corro de la patata”, que la han visto “comer gusanitos”, hay quien asegura “haber oído” que la niña no para de llorar y otros dicen que habla con la gente… 

Existen versiones de todos los tipos y para todos los gustos.

Desde el cementerio se insiste, una y otra vez, en que allí no hay fantasma que valga.

…y tu, ¿Qué crees?