La ‘J-1’, esta matrícula fue concedida tras solicitarla un vecino de Linares, Ángel Gea Ruiz, “a finales de 1906.

Se trataba de un modelo ‘Darracq’ y fabricado en el municipio francés de Suresnes.

Ésta fue una de las principales industrias automovilísticas europeas pioneras de este sector.

El Archivo Histórico muestra la primera matrícula de un vehículo en la provincia, tramitada al inicio del siglo XX, la J-1, concedida tras la correspondiente solicitud al vecino de Linares, Ángel Gea Ruiz, a finales de 1906 o principios de 1907.

Realizó una petición para disponer del permiso correspondiente y poder así circular por las carreteras.

Fue dirigida al Gobernador Civil, quien emitió un “informe favorable” para conceder la licencia de circulación a Darracq. Ésta tuvo que ser examinado conforme a lo establecido por el reglamento vigente a principios del siglo XX.

El automóvil supero el examen llevado a cabo por un ingeniero mecánico desplazado hasta la estación de Baeza (Jaén), “para comprobar el correcto funcionamiento del cambio de velocidades, el de los frenos y los giros en curvas de radio pequeño.

Se sabe que este automóvil siguió en circulación hasta el año 1925, cuando un vecino de Córdoba lo compró a un conductor de Puente Genil

El expediente de este coche ha sido conservado en el Gobierno Civil, luego pasó a la Jefatura Provincial de Tráfico y, como consecuencia de la transferencia de documentos producida en el año 2010, se encuentra en el Archivo Histórico Provincial.