El Refugio Antiaéreo de Santiago es uno de los más de 35 refugios que se construyeron en la ciudad de Jaén durante y después de la Guerra Civil.

En 1936 y con el inicio de la Guerra Civil en Espa√Īa, se comienzan a construir refugios antia√©reos en las zonas m√°s vulnerables para poder proteger a la poblaci√≥n, creando un Refugio en la Plaza de Santiago.

Es uno de los muchos refugios antia√©reos que se construyeron en la ciudad tras el bombardeo que sufri√≥ la poblaci√≥n civil en abril de 1937,¬†en el que caus√≥ 159 v√≠ctimas civiles y m√°s de 300 heridos, sobre todo mujeres y ni√Īos.

Las bombas cayeron en plena ciudad de Jaén a las 17:22 horas, siendo la antigua calle Mesones, la más afectada de la ciudad.

Las obras de este refugio comenzaron despu√©s del bombardeo, y estaba formado por tres t√ļneles, con bancos para asegurar la comodidad de algunos de los refugiados.

Para construir este refugio se ahuecó totalmente la plaza y se utilizó todo el restante de la desaparecida Iglesia de Santiago, que no había sido demolido con anterioridad, eliminando así todos los restos materiales.

El aforo del refugio es de 1.005 personas, y él se dispone de respiraderos de unos veinte centímetros de diámetro para favorecer la salida de aire.

Cuenta en su interior con tres galer√≠as perpendiculares con una anchura de 1,50 metros, muros de mamposter√≠a y cemento en la parte inferior, y b√≥veda de ca√Ī√≥n realizado en hormig√≥n en la superior.

Actualmente es un espacio para la paz, el cual tiene como función rendirles homenaje a las víctimas, donde hay recorridos para contar la historia y explicar los hechos, mediante videos, fotos y narraciones.

En √©l se recuerda el¬†Ja√©n¬†de los a√Īos treinta y las consecuencias de dicho bombardeo.¬†Se constituye como un espacio de reflexi√≥n sobre la paz, y para¬†aprender un poco m√°s de esta tr√°gica historia

¬ŅSAB√ćAS QUE…?

El nombre del refugio procede de la antigua Iglesia de Santiago que se encontraba encima de donde hoy se halla el refugio. De procedencia medieval, ya en el siglo XVIII existen noticias de su estado de ruina.

En 1810 se da la orden por parte de un capitán francés de su derribo y de la utilización de sus piedras para las obras de fortificación del castillo de Santa Catalina.