Grabado decimonónico que representa a Fernando IV el Emplazado rey de Castilla y León
Grabado decimonónico que representa a Fernando IV el Emplazado rey de Castilla y León

“Te emplazamos a responder por esta injusticia ante el Tribunal de Dios, tienes 30 días para hacerlo o morirás camino al infierno”.

Haciendo caso omiso de esta amenaza, el rey Fernando IV de Castilla será conocido como “el rey emplazado”.

 

 

Su inesperado fallecimiento fue pronto relacionado con el ajusticiamiento de dos caballeros por orden del Rey apenas unas semanas antes.

Así lo recogió la Crónica de Fernando IV, escrita en el mismo siglo XIV:

Es por eso que hoy en día lo conocemos por Fernando IV de Castilla, “El Emplazado“.