Al inicio de la guerra civil (1936) la catedral de Jaén fue incautada por el Frente Popular y convertida en cárcel.

Desde el inicio de la guerra se efectuaron multitud de detenciones en diferentes lugares de la provincia de Jaén, acusados de simpatizar con la rebelión militar.

Las cárceles de Jaén estaban tan abarrotadas de detenidos derechistas, que ésto supuso un serio problema para las autoridades republicanas de la provincia.

Ante esta situación se optó por habilitar la Catedral de Jaén para Prisión el día 3 de Agosto de 1936.

A principios de agosto, que estaba siendo utilizada como cárcel, hacinaba ya a unos 800 detenidos proximadamente, fue organizada en secciones de 100 subdivididos en grupos de a 25 y en un sstema de aglomeración que ocupaban todas las naves, capillas y coro de la Catedral.

El dia 7 de Noviembre de 1937 se cerro la Prisión de la Catedral de Jaén.

En los primeros años de la postguerra, miles de reclu­sos que se repartían en los depósitos municipales y Prisiones de Partido Judicial fueran trasladados a la Prisión Provincial de Jaén desde mediados de 1939 hasta finales de 1941

Desde ese momento, fueron únicamente los conventos de Santa Clara y Santa Úrsula en los que se custodiaron durante varios años los reclusos que fue imposible alojar en la Prisión Provincial.

Esta última conoció entonces el mayor hacinamiento de su historia: Una masa de 4.000 hombres recluidos en un centro diseñado sólo para 80.

Un pasaje de la historia que seguro no conocías, y desde aquí te animamos a descubrir más.